Turbocompresor de doble entrada y de geometría variable

Aumentar el llenado de los cilindros del motor en admisión es un objetivo prioritario para lograr mejores prestaciones. A esta ventaja se han de añadir reducir consumo y contaminación. Para conjugar esos tres aspectos la sobrealimentación es una buena solución y se implanta asiduamente en el motor térmico. La sobrealimentación se puede lograr genéricamente con el compresor volumétrico arrastrado por el motor, o con el turbocompresor accionado por los gases de escape. Esta última es la tecnología de sobrealimentación más utilizada, la única en diésel y la más frecuente en gasolina. Para que la implantación del turbocompresor en el motor… Sigue leyendo