Neumáticos sin cámara

Desde prácticamente los inicios del automóvil ha contado con neumáticos como elemento adherente del contacto rueda – suelo. La rueda con aire, neumático, fue inventada por John Boyd Dunlop en 1.888.

El aire hace de colchón elástico colaborando con la suspensión en la absorción de baches y adaptación de las ruedas a la orografía y condiciones de marcha.

Las ventajas del neumático son muchas comparadas con una rueda de goma maciza, pero tiene algunos inconvenientes derivados precisamente del aire que contiene; las pérdidas progresivas que requieren controles periódicos y los pinchazos. La evolución de los neumáticos se ha ido desarrollando en todas sus facetas; mejora de la adherencia tanto en seco como en mojado, aumentar la duración (del dibujo), aportar más confort, reducir el consumo de combustible, menos ruido de rodadura y otras más, entre estas reducir el riesgo de pinchazos y, sobre todo, que si se produce la pérdida de aire no sea muy rápida por el riesgo para la seguridad activa que supone. Un gran paso para lograr estas mejoras fue la creación del neumático sin cámara.

Neumático con y sin cámara

En los inicios del neumático el aire estaba contenido en una cámara de goma elástica independiente del neumático. Después se incluyó en el interior del neumático un revestimiento sumamente adherente en su interior “butil”, que es el neumático sin cámara o “tubeless”. En la animación siguiente se representan estos dos tipos de neumáticos:

    • Neumático con cámara:
      • Llanta; con los tornillos de anclaje al buje de la suspensión o eje. Se observa el taladro para el paso de la válvula de presión
      • Cámara con la válvula; se monta sin aire sobre la llanta, pasando la válvula por el taladro de la llanta para que sea accesible desde el exterior
      • Neumático; se monta a continuación en la llanta dejando en el interior la cámara todavía desinflada. Una vez montado el neumático se procede a inflar el neumático por la válvula, en realidad se infla la cámara
    • Neumático sin cámara:
      • Llanta con la válvula de presión y tornillos de anclaje de la rueda; no hay cámara, por lo que la presión del aire ha de entrar en el interior del neumático directamente a través de la llanta por la válvula
      • Neumático; en su parte interior tiene un revestimiento muy adherente que ha de lograr la estanqueidad de la presión de aire por el contacto totalmente estanco con la llanta. Este revestimiento suele denominarse “butil”, y es sumamente importante que la llanta esté en perfecto estado para mantener la presión de aire en el interior del neumático en todas las condiciones de utilización
      • Resaltes de sujeción del neumático “H”; para evitar que se desplace el neumático sin cámara hacia los lados interiores de la llanta en curvas con fuerte apoyo y/o circulando con la presión baja, se incluyen en la llanta unos resaltes que mantienen el neumático en su posición en todas las circunstancias. Primero se utilizó un único resalte, en la zona más próxima al exterior para después incorporar otro en el interior, en el primer caso se suele identificar en la llanta como “H” y en el segundo “2H” (de “Hump”, resalte o joroba en inglés)

A continuación se repite la comparación del neumático con y sin cámara (“tubeless”), apreciándose estos detalles ya comentados en perspectiva, vista lateral y frontal:

    • En el neumático con cámara (imágenes superiores):
      • La válvula unida a la cámara pasa por el taladro de la llanta hasta el circulo interior de esta, accesible para controlar la presión
      • La cámara es un elemento independiente del neumático y es dónde se mantiene la presión del aire, el neumático toma su forma por el empuje que la cámara ejerce en su interior al inflarla con aire a presión
    • En el neumático sin cámara (imágenes inferiores):
      • La válvula está integrada en la llanta
      • Se ven los dos resaltes “2H” para sujetar el neumático
      • El neumático es un conjunto con su revestimiento interno adherente “butil” que ajusta con la llanta para mantener la estanqueidad del aire

En las imágenes animadas que se ven a continuación, dibujos y reales, se aprecian los dos tipos de neumáticos explicados, las superiores corresponden a neumáticos con cámara y las inferiores sin cámara.

Pinchazo con neumático con y sin cámara

Una de las grandes ventajas, y la de las más importantes para la seguridad activa, del neumático sin cámara es su comportamiento ante un pinchazo. Se resalta mediante la animación que sigue, en la parte superior un automóvil con neumáticos con cámara (Citroën 11 ligero) y en la inferior con neumáticos sin cámara (BMW X5):

    • Circulando ambos automóviles se encuentran con un objeto punzante que se clava en la banda de rodamiento produciendo un pinchazo, así se comporta cada tipo de neumático:
      • Neumático con cámara: el clavo atraviesa la banda de rodamiento del neumático y entra en contacto con la llanta. Esta por el empuje del calvo se estira llegando a rasgarse si la longitud del clavo es importante. Al rasgarse se produce una rotura en la cámara que provoca una pérdida de aire muy rápida con graves consecuencias para la seguridad activa. Se aprecia que lo que sería un simple pinchazo puede llegar a ser como un reventón al perderse súbitamente el aire
      • Neumático sin cámara; el clavo atraviesa la banda de rodamiento y el revestimiento interior adherente del neumático, “butil”. La goma, sumamente adherente del revestimiento, rodea el clavo manteniendo la estanqueidad a su alrededor, lo que impide la fuga del aire, al menos rápidamente. Tanto es así que frecuentemente no se detecta la pérdida de presión en la rueda pinchada hasta días después de haberse producido. El incremento de seguridad activa de este tipo de neumático es la razón de su aplicación desde hace bastantes años en todos los automóviles.

En caso de pinchazo con neumático sin cámara, es mejor no quitar el objeto que lo ha causado hasta llegar al centro de reparación para evitar la pérdida rápida de presión. En caso de detectar que se ha perdido presión y localizar el objeto causante, es decir la razón no es otra que un pinchazo por clavo o similar, se puede inflar la rueda para llegar al taller pues, como he comentado la pérdida suele ser bastante lenta. No se debe rodar sin presión, pues se destruirá el neumático y dañara la llanta, además dl riesgo de circular muy lentamente.

En caso de neumático con cámara o sin ella tras un pinchazo y quedar sin aire el neumático se ha de sustituir la rueda por la de repuesto, que puede ser como las demás o de emergencia (recorrido y velocidad limitadas) o aplicar el “Kit” repara pinchazos que sustituye en algunos casos a la rueda de repuesto

 

El neumático

http://es.wikipedia.org/wiki/Neum%C3%A1tico

 

Pruebas con presión correcta y baja

 

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco − 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.