ABS y sus derivados (I)

El ABS, sistema antibloqueo de ruedas en frenada, es el inicio de una nueva etapa en el automóvil desde el enfoque de la seguridad activa. Desde su aparición ha ido evolucionando en rapidez de actuación y contando con más sensores e inter actuación con otros sistemas del automóvil, de forma que ahora el ABS+ está integrado en el diseño tecnológico del automóvil. El “+” después de las siglas del ABS indican los demás sistemas que integra y que van recibiendo denominaciones, y siglas adicionales. El ABS es denominado así prácticamente por todas las marcas, sin embargo los sistemas posteriores integrados en el ABS reciben distintas denominaciones comerciales, lo que puede generar confusión.

Este primer artículo sobre el ABS+ explica las aportaciones en seguridad activa de cada uno de los sistemas, en tres entregas dada su amplitud. En el bloque “Tecnología del automóvil”, y siguiendo con su programa, se explicará el funcionamiento.

Frenada a fondo sin ABS

En esta animación se observa como al frenar a fondo las ruedas delanteras se bloquean (las traseras cuentan con un regulador que lo evita como se verá después), lo que incrementa la distancia de frenada y se pierde capacidad direccional, ambos comportamientos se potencian con firme deslizante. La razón es que al dejar de girar las ruedas delanteras no es posible cambiar de dirección. Se ve un MINI clásico en la imágen.

 

Frenada a fondo con ABS

Al disponer de ABS, la animación siguiente demuestra cómo se reduce la distancia de frenada a la vez que se mantiene capacidad direccional; se pueda hacer una maniobra de esquiva a la vez que se frena a tope, pues las ruedas conservan cierta rotación. Seguimos con la imágen del MINI.

 

Vídeo de Bosch sobre el ABS

 

Frenada fuerte sin Regulador Frenada de Trasero ni ABS

El automóvil de la imagen animada que se ve a continuación, no dispone de ABS ni RFT. La función de este último es reducir mecánicamente la fuerza de frenada trasera pues la variación dinámica de pesos hace que aumente el que soportan las ruedas delanteras y disminuya el de las traseras. La adherencia de frenada y motriz depende, entre otros factores, del peso; a más peso más capacidad de adherencia. El coche para esta animación es un Volkswagen “Escarabajo” clásico.

 

Al repartir por igual la fuerza de frenada entre las ruedas delanteras y traseras, estas se bloquean, dejan de girar antes, induciendo la pérdida de trayectoria. Es un efecto similar a accionar el freno de estacionamiento, que actúa sobre las ruedas traseras, circulando.

Frenada fuerte con Regulador de Frenada Trasero sin ABS

Al contar con regulador mecánico de frenada trasera RFT se evita el bloqueo de las ruedas traseras manteniéndolas en la trayectoria, como reproduce la animación que sigue. En frenada a fondo se bloquearían las ruedas delanteras con las consecuencias explicadas en la primera animación; “Frenada a fondo sin ABS”. Vemos la imagen de un DeLorean.

 

Para evitar en cualquier caso el bloqueo de las ruedas traseras el tarado de la fuerza de frenada que estas reciben se hace para piso deslizante. Por esta razón en frenadas sobre piso adherente se pierde capacidad de frenada de las ruedas traseras. Esto explica la diferencia en dimensiones de los frenos delanteros, grandes, con respecto a los traseros, pequeños.

El ABS intervenía en sus principios más sobre las ruedas delanteras, pues su escasa frecuencia de actuación permitía ciertos mini bloqueos de las ruedas y los efectos en las traseras inducían ligeras alteraciones de trayectoria, es la causa de mantener el RFT.

Frenada fuerte con ABS y  Regulador  de Frenada Trasero electrónico

La evolución del ABS incrementó sensiblemente su frecuencia de actuación, abriendo las puertas a más sistemas adicionales. Uno de los primeros fue asumir el control electrónico de la fuerza de frenada trasera; es el Regulador de Frenada Trasero electrónico. El coche representado es un Lada Niva.

 

La animación incluye el RFTe nuevo elemento integrado en el ABS. Las cuatro ruedas son controladas por el ABS+ repartiendo la fuerza de frenada con extrema precisión según la adherencia.

Las denominaciones comerciales más habituales del RFTe son; EBV, EBD, …

Comparación frenos delanteros y traseros con RFT y RFTe

Se ha comentado que por la presencia del RFT el tamaño de los frenos traseros era sensiblemente menor. Al contar el ABS con RFTe el reparto de fuerza de frenada tiende a ser del 50% entre las ruedas delanteras y traseras, para ir variando en función de la diferencia dinámica de pesos según la intensidad de frenada, carga y estado del piso. Continuamos con el Lada Niva.

 

Como resultado se incrementa el tamaño y tipo de frenos traseros (más diámetro o discos en vez de tambores) para hacer frente a este nuevo reparto de frenada. Se da una situación particular; automóviles con circulación urbana habitual o con pocas frenadas intensas y que vayan frecuentemente con carga trasera, ocupantes y/o equipaje, pueden desgastar antes los frenos traseros que los delanteros, sobre todo si estos son de disco.

 

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + doce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.