Seguridad pasiva secundaria en colisión trasera

Cuando la seguridad activa o primaria no ha podido evitar el accidente, la seguridad pasiva secundaria trata de reducir las lesiones físicas de los ocupantes. En un artículo anterior de esta sección se analizó la colisión frontal y en este vamos a tratar de la colisión trasera, ambas englobadas en la seguridad pasiva secundaria.

Se van a explicar los elementos que intervienen para reducir las lesiones cuando el automóvil recibe un impacto por detrás, muchos de los elementos y sistemas que intervienen son comunes en los automóviles actuales, pero hay dos formas diferentes de reducir directamente las lesiones en la espalda, cuello y cabeza. Vamos a explicarlo con tres imágenes.

Los comportamientos de los sistemas de protección que se van a ver son los previstos en colisiones durante las pruebas, “crash test”, según su pliego de condiciones, a más velocidad o con otros parámetros los resultados pueden variar.

Elementos de seguridad pasiva secundaria en colisión trasera

Esta imagen vamos a utilizarla para identificar los elementos que van a intervenir en colisiones traseras;

      • Asiento antideslizante; los asientos con desplazamiento longitudinal tienen un sistema de bloqueo que evita que retrocedan en caso de colisión trasera.
      • Depósito de combustible; se sitúa debajo del habitáculo, en zona rígida, para reducir los riesgos de deformación en colisiones. En el circuito de alimentación de combustible al motor se  ubica un control de paso que se corta en caso de colisión.
      • Anti intrusión de rueda; las zonas de posible intrusión de las ruedas traseras en el habitáculo están reforzadas para reducir en lo posible que puedan llegar a entrar.
      • Comportamiento de la carrocería; la carrocería tiene zonas deformables para absorber las inercias durante la colisión y zona rígida de protección a los ocupantes.
      • Zona deformable (azul); en el caso de colisión trasera la zona deformable va desde el habitáculo al extremo posterior de la carrocería.
      • Zona rígida (rojo); es el conjunto de la estructura del habitáculo para reducir en lo posible su deformación y disminución del espacio habitable durante la colisión.
      • Cinturón de seguridad; tras la colisión trasera hay un efecto de rebote hacia delante del cuerpo de los ocupantes, que el cinturón de seguridad controla.
      • Sistema activo en colisión trasera; además de lo anteriormente explicado, que es común para los automóviles actuales, hay otro complemento para reducir lesiones en espalda, cuello y cabeza en colisión trasera, como vamos a ver en las siguiente imágenes.

caratula_imagen_a50-1

Reposacabezas activo

Al recibir un impacto por detrás los elementos antes explicados actúan así;

      • Los asientos con desplazamiento longitudinal permanecen anclados en su posición de ajuste sin moverse hacia delante. En la imagen se representa el del conductor.
      • El depósito de combustible está ubicado debajo del habitáculo, en zona rígida, protegido en colisiones traseras. En impactos muy fuertes que lleguen a afectar al depósito, se deforma al ser de plástico lo que reduce el riesgo de rotura. Se representa el efecto de corte de alimentación del combustible al motor.
      • Anti intrusión de ruedas; al estar ubicadas las ruedas traseras en la zona deformable, o muy próximas, si el impacto las empuja hacia el habitáculo unos refuerzos específicos impiden que lleguen a penetrar y causar daños.
      • Comportamiento de la carrocería; la zona trasera deformable va absorbiendo gran parte de la energía de la colisión, reduciendo la fuerza que llega a la estructura del habitáculo que mantiene su forma y tamaño, lo que permite además que se puedan abrir las puertas para favorecer la salida del automóvil accidentado y evacuación de los ocupantes.
      • Cinturón de seguridad; mantiene sujeto el cuerpo del ocupante al producirse el efecto de rebote hacia delante tras la colisión trasera.

caratula_imagen_a50-2

Reposacabezas activo; el reposacabezas está sustentado por una estructura que al recibir la fuerza de empuje de la espalda del ocupante libera un resorte que empuja el reposacabezas hacia delante y hacia arriba, tal como se ve en la imagen. Este comportamiento reduce el riesgo de daños en cervicales, espalda y cabeza. Para que su protección sea eficiente es necesario que el reposacabezas esté bien regulado. Este sistema puede funcionar mediante control electrónico y un disparador pirotécnico que mejora su capacidad de protección. El reposacabezas activo puede aplicarse a todas las plazas del automóvil.

Respaldo activo

Este sistema funciona igual en todos los apartados excepto el último explicado del reposacabezas activo.

En el respaldo activo el reposacabezas y respaldo son un conjunto, y generalmente no es regulable el reposacabezas. Al producirse la colisión por detrás, el empuje de la espalda del ocupante provoca la liberación de un anclaje específico de la estructura del respaldo – reposacabezas que se inclina hacia atrás unos 15º, reduciendo sensiblemente el riesgo de lesiones de lo que resulta una excelente capacidad de protección. Este sistema se puede aplicar a todas las plazas del automóvil.

caratula_imagen_a50-3

 

 

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + dieciseis =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.