¿Qué coche nuevo comprar en 2019?

Actualmente se están produciendo situaciones confusas en muchas áreas de la sociedad e industria, y el automóvil es de las más afectadas.

Qué la contaminación es trascendental para nosotros que habitamos en el planeta es indiscutible. Si es necesario cambiar el comportamiento de la sociedad, debería ser de todos, ha de saberse lo que realmente pasa y las vías de solución, y seguidamente informar de forma clara y directa además de actuar.

Pero no se está haciendo, o no con convicción y claridad y las incertidumbres se van acumulando. Si se hubiese diseñado y puesto en marcha hace años una muy buena educación para que cada persona fuese responsable y consciente de que las soluciones para ser eficientes han de ser compartidas y realizadas por todos sin excusas, probablemente las cosas irían al menos algo mejor. Pero la situación está como está y seguimos aquí.

Después de esta disquisición volvemos al blog de tecnología del automóvil, si un conductor quiere o necesita comprar un coche actualmente tendrá muchas dudas difíciles de resolver, no hay bola de cristal para predecir el futuro, y las informaciones de los diferentes estamentos implicados son confusas, contradictorias a veces y no aclaran las cosas. Si se consulta a los equipos comerciales y de marketing de las marcas, … su objetivo es vender lo que tienen en ese momento.

En esta situación, lo que podemos aportar en el blog es asociar como están las cosas actualmente y qué tecnologías hay para que el automóvil se desplace. Pues esta es la gran duda, ¿me compro un coche de gasolina, diésel, de gas, híbrido, eléctrico, …?, porque de pila de combustible de hidrógeno lo que hay es simbólico, sin infraestructuras y de muy elevado precio.

El tamaño del coche, número de plazas, capacidad del maletero, tipo de carrocería y coste asumible son aspectos que se pueden decidir, pero la tecnología de propulsión del automóvil es la gran duda.

En este artículo, más que aclarar las dudas, vamos a explicar de la forma más sencilla posible lo que aporta cada tecnología que mueve al automóvil, asociándolas con las etiquetas de emisión de contaminantes, que determinan ya, y cada vez más, donde se puede circular y aparcar, empezando por las grandes ciudades.

Etiquetas de contaminación del automóvil

Se ha comenzado con cuatro que indican la identificación contaminante del automóvil, que depende de la tecnología de sus sistema de propulsión y norma Euro que cumple:

Etiqueta O

    • Sin limitaciones de circulación y aparcamiento en zonas urbanas en cualquier fase de contaminación. Puede tener disminución de coste de aparcamiento en zonas señaladas de pago, o ser gratuito
    • Vehículos eléctricos de batería (BV) y también eléctricos con autonomía extendida. Estos últimos cuentan además de un pequeño motor térmico, gasolina, diésel o gas, para poder circular con las baterías de propulsión descargadas cierta distancia, que ha de ser suficiente para llegar a un punto de carga
    • Vehículos eléctricos híbridos enchufables (PHEV) con autonomía eléctrica igual o superior a 40 km con carga completa de las baterías, que se hace en la red. El motor térmico es de gasolina, diésel o gas, y se combina con motor eléctrico y baterías
    • Vehículos con pila de combustible de hidrógeno; en el depósito hay hidrógeno que reacciona con el oxígeno del aire generando electricidad para mover el motor eléctrico

Etiqueta ECO

    • Ciertas limitaciones de aparcamiento en zonas urbanas con elevado nivel de contaminación. Sin alarmas de contaminación pueden tener descuento en plazas de aparcamiento reguladas
    • Vehículos híbridos eléctricos enchufables con autonomía eléctrica inferior a 40 km tras una carga en red completa
    • Vehículos híbridos eléctricos no enchufables (HEV); las baterías se recargan en las retenciones
    • Vehículos propulsados por gas; GNC, GNL o GLP. Se conocen también como híbridos al poder funcionar con dos combustibles, no a la vez
    • En todo caso deberán cumplir los criterios de la etiqueta C que se explica a continuación

Etiqueta C

    • Más o menos limitaciones de aparcamiento y circulación en zonas urbanas desde media contaminación. En función del nivel de contaminación van aumentando las restricciones
    • Turismos y furgonetas ligeras matriculados; gasolina desde enero de 2006 y diésel desde 2014
    • Vehículos de más de 8 plazas y pesados matriculados desde 2014
    • En todo caso; gasolina norma Euro 4, 5 y 6 y diésel norma Euro 6

Etiqueta B

    • Limitaciones de aparcamiento y circulación en zonas urbanas desde el inicio de alerta de contaminación. Primero se limita la circulación si no se va a aparcar, y si el nivel de contaminación sube también está prohibido el aparcamiento, entonces no puede entrar el vehículo a la zona limitada
    • Turismos y furgonetas ligeras matriculados; gasolina desde enero de 2000 y diésel desde enero de 2006
    • Vehículos de más de 8 plazas y pesados matriculados a partir de 2005
    • En todo caso; gasolina norma Euro 3 y diésel norma Euro 4 y 5

El planteamiento de este artículo es qué coche comprar en 2019, por lo que las etiquetas que se van a contemplar son la C, ECO y O

Gasolina (desde enero de 2006)

El automóvil con motor de gasolina es el más tradicional y es conocido lo que aporta, con algunas consideraciones por la adaptación anticontaminante:

    • Etiqueta C para automóviles desde enero de 2006
    • Adecuado para ciudad y carretera por prestaciones, autonomía y tiempo de repostaje
    • Con más número de relaciones de cambio se mejoran sus cualidades. Si la caja es manual puede exigir frecuentes cambios de marcha, si es automática (hay diferentes tipos), el control electrónico se encarga de hacerlo
    • Mejor con sobrealimentación por el par motor, respuesta desde bajas RPM que aporta, pero el consumo sube bastante si la conducción es ágil. Hay marcas con motores sin sobrealimentación muy evolucionados que pueden ser interesantes
    • Son automóviles con buenas prestaciones, de funcionamiento suave y sin vibraciones
    • La economía de consumo depende de como se utilice, con aceleraciones progresivas se pueden lograr buenos resultados, sin llegar a los bajos consumos del motor diésel
    • El mantenimiento del motor y demás elementos es tradicional. Tal vez no se deberían prolongar los cambios de aceite más de 15.00 km o dos años para lograr la mayor duración del motor, si es lo que se busca
    • Según las tecnologías anticontaminación utilizadas puede ser sensible a recorridos cortos habituales, pudiendo presentar desgastes prematuros de los sistemas de limpieza de gases

GLP y GNC (con motor de gasolina desde enero de 2006)

Con gas licuado de petróleo GLP o gas natural comprimido GNC puede funcionar el motor con encendido por bujía sin problemas. Si se utiliza como complemento en motores de gasolina es por la menor disposición de surtidores de gas, y asegurar los desplazamientos. Por lo comentado el automóvil puede funcionar con gasolina o gas, de forma automática o por selección del conductor, según la implantación:

    • Etiqueta ECO en implantaciones de automóviles con motor de gasolina desde enero de 2006. Para automóviles anteriores a enero de 2006 se ha de consultar a la marca
    • Adecuado para ciudad y carretera por prestaciones, autonomía y tiempo de repostaje
    • Con más número de relaciones de cambio se mejoran sus cualidades. Si la caja es manual puede exigir frecuentes cambios de marcha, si es automática (hay diferentes tipos), el control electrónico se encarga de hacerlo
    • Mejor con sobrealimentación por la respuesta desde bajas RPM que aporta, pero el consumo sube bastante si la conducción es ágil. Hay marcas con motores sin sobrealimentación muy evolucionados que pueden ser interesantes, pero habría que comprobar si es posible la implantación de algún tipo de gas
    • Son automóviles con buenas prestaciones, de funcionamiento suave y sin vibraciones, como con gasolina
    • Economía de consumo; mejor con GNC y después GLP por el coste de los combustibles, incluso más económicos que el diésel. De todas formas depende de como se utilice, con aceleraciones rápidas y frecuentes se acerca en economía de uso al diésel, menos sensible a este tipo de conducción
    • La mezcla es de dos gases, GLP o GNC con el oxígeno lo que hace que las explosiones sean más completas, con menos degradación del aceite y de los elementos anticontaminantes en el escape. Es mejor no mantener el aceite más de dos años o 20.000 km para la mayor duración del motor. Los demás mantenimientos son los tradicionales
    • A veces en la publicidad de los coches de gas se los identifica como híbridos al poder funcionar con dos energías distintas, no confundirlos con los habitualmente conocidos como híbridos, que conjugan motor térmico y eléctrico

Diésel (desde 2014)

El motor diésel llegó poco después que el de gasolina, ofreciendo ventajas de consumo aunque con ruido, humo y vibraciones. Esto ya es historia y aunque no es tan fino como el motor de gasolina, no supone mermas apreciables de confort de utilización:

    • Etiqueta C para automóviles desde 2014
    • Es imprescindible con turbocompresor para reducir ruido, vibraciones y contar con excelente respuesta desde bajas RPM
    • Adecuado para ciudad, muy buena respuesta del motor a bajas RPM, y carretera por prestaciones, buena autonomía y tiempo de repostaje reducido
    • Con más número de relaciones de cambio se mejoran sus cualidades. Si la caja es manual puede exigir frecuentes cambios de marcha, si es automática (hay diferentes tipos), el control electrónico se encarga de hacerlo
    • Muy buenos resultados en consumo de combustible que no se altera tanto como el motor de gasolina o gas si la conducción es más exigente
    • Necesita complejos sistemas de limpieza de los gases de escape, que pueden ser sensibles en utilización exclusivamente urbana y con frecuentes recorridos cortos
    • Mantenimiento tradicional. Los cambios de aceite para lograr la mayor duración del motor no deben superar 15.000 km o dos años
    • Con la evolución de los sistemas de limpieza de gases de escape (SCR con AdBlue, filtro antipartículas, …) es posible que sean menos sensibles a la utilización urbana, aunque será mejor si no se circula habitualmente por carretera hacer recorridos periódicos de unos 50 km con el motor caliente a velocidad de crucero con el motor en el entorno de 2.000 RPM

Híbrido paralelo: el motor térmico y eléctrico pueden mover las ruedas motrices

El automóvil con tecnología híbrida combina motor térmico (gasolina, gas o diésel) con otro eléctrico alimentado por baterías específicas de propulsión. Lo más habitual es que la integración híbrida implique que la caja de cambios sea automática. En el cuadro se añade el nivel de carga de las baterías de propulsión, y habitualmente un indicador de conducción eficiente, que además informa cuando al retener se recargan las baterías. Hay diferentes tecnologías de la implantación híbrida, nos centramos en las dos genéricas empezando por la implantación de híbrido en paralelo:

Híbrido paralelo sin carga de batería en red eléctrica

    • Etiqueta ECO
    • Las ruedas motrices se pueden mover por el motor térmico, el eléctrico o ambos conjuntamente
    • Las prestaciones son variables según implantación y objetivos, lo más habitual es contar con buena aceleración desde parado
    • Adecuado por prestaciones para ciudad y carretera, pero es en recorridos urbanos cuando consume menos combustible el motor térmico. Reducido tiempo de repostaje
    • Menos mantenimiento del motor térmico y de los frenos, ya que en retenciones el efecto de carga de las baterías de propulsión por el motor eléctrico, que actúa como generador, hace de freno complementario
    • El motor térmico necesita sistemas anticontaminación y son menos complejos en el motor de gasolina o gas que en el diésel

Híbrido paralelo con carga de batería en red eléctrica

    • Dispone de equipo para recargar las baterías de propulsión en la red eléctrica y así contar con cierta autonomía exclusivamente eléctrica
    • Etiqueta 0 si la autonomía eléctrica es superior a 40 km y ECO si es igual o inferior
    • Es adecuado para ciudad y carretera con tiempo de repostaje reducido del motor térmico, se ha de tener en cuenta que la recarga de las baterías de propulsión en red lleva varias horas, más con mayor autonomía eléctrica. La economía de uso es mejor cuanto menos tiempo esté en marcha el motor térmico
    • La central eléctrica que suministra la electricidad a la red puede contaminar en el lugar de producción según como sea su tecnología.

Híbrido serie: solamente el motor eléctrico mueve las ruedas motrices

Las ruedas motrices se mueven siempre por el motor eléctrico, que recibe la electricidad de las baterías de propulsión o de un generador eléctrico accionado por el motor térmico. Cuando las baterías llegan a su mínima carga, se pone en marcha el motor térmico que acciona el generador, la electricidad producida alimenta al motor eléctrico y si hay suficiente recarga las baterías. Al no haber conexión entre el motor térmico y las ruedas motrices, o no hay caja de cambios o es automática y con pocas relaciones:

    • Etiqueta O si la autonomía eléctrica es superior a 40 km y ECO si es igual o inferior
    • Al iniciar la marcha con la electricidad de las baterías de propulsión la aceleración es buena, las demás prestaciones similares a un coche con motor térmico medio
    • Es adecuado para ciudad y carretera, mejor economía cuanto menos intervenga el motor térmico, que es cuando los recorridos no superan demasiado la autonomía eléctrica
    • Menos mantenimiento del motor térmico y de los frenos, ya que en retenciones el motor eléctrico actúa como generador para recargar las baterías colaborando con los frenos
    • Se pueden seleccionar modos de funcionamiento, se ven tres testigos como modelo, de izquierda a derecha en la parte inferior del cuadro
    • Dibujo de batería; modo eléctrico sin que intervenga el motor térmico mientras haya carga en las baterías. Es un modo idóneo para circular por zonas urbanas y sensibles a la contaminación y ruidos
    • Texto AUTO; el control elige el modo de funcionamiento más adecuado a la carga de las baterías, estilo de conducción y otros condicionantes de marcha, poniendo si así lo considera el motor térmico en marcha en determinadas situaciones
    • Dibujo de batería con flecha hacia arriba; es el modo para cargar las baterías. Se pone en marcha el motor térmico para generar la electricidad que desplaza al automóvil y mantener cargadas las baterías de propulsión. Es adecuado este modo para prever que las baterías estén cargadas al llegar a zonas sensibles a la contaminación y ruidos
    • Tiempo de repostaje reducido del motor térmico, la recarga de las baterías de propulsión en red lleva varias horas, más con mayor autonomía eléctrica. La central eléctrica que suministra la electricidad a la red puede contaminar según como la produzca
    • El motor térmico necesita sistemas anticontaminación y son menos complejos en el motor de gasolina o gas que en el diésel. El motor térmico puede ser de menor tamaño pues no es el encargado de mover directamente las ruedas motrices

Eléctrico

Las ruedas motrices se mueven mediante un motor eléctrico alimentado por baterías de propulsión durante la autonomía que permite su capacidad eléctrica, que se ha de recargar al llegar al mínimo admisible. Hay complementos que permiten un recorrido adicional al agotar las baterías de propulsión para llegar a un punto de recarga, se denomina a esta función “autonomía extendida” y consiste en contar con un pequeño motor térmico de gasolina, gas o diésel que acciona un generador para producir la electricidad que alimenta al motor eléctrico. Es similar a un híbrido serie con bastante más autonomía eléctrica.

Sin autonomía extendida

    • Etiqueta O
    • Es adecuado para recorridos que queden dentro de la autonomía real según el recorrido y forma de conducir
    • Excelente aceleración, pero reduce sensiblemente la autonomía al utilizar más cantidad de electricidad de las baterías
    • La velocidad de circulación afecta mucho a la autonomía, pues se ha de aportar más electricidad de las baterías
    • Requiere bastante menos mantenimiento; la tecnología eléctrica no la precisa, no hay transmisión (embrague ni caja de cambios) y los frenos cuentan con la ayuda de generación de electricidad en retenciones
    • Se ha de prever donde recargar las baterías en la red según los recorridos, lleva bastantes horas
    • Si se accede a cargadores rápidos se puede recuperar la carga de las baterías o un elevado % en menos tiempo, una media hora, pero se ha de contar con estos cargadores en la ruta. Si se utiliza habitualmente la carga rápida se puede reducir la vida útil de las baterías
    • Puede contaminar la central de recarga según como se genera la electricidad

Con autonomía extendida

    • Como el anterior incluida la etiqueta O
    • Si no se llega a un punto de recarga y están las baterías de propulsión al mínimo, se pone en marcha un pequeño motor térmico que al hacer girar a un generador produce electricidad para alimentar al motor eléctrico de propulsión, se puede continuar la marcha durante cierta autonomía térmica complementaria
    • En fase de circulación de autonomía extendida el motor térmico funciona, trabajando sus sistemas anticontaminación e incrementado el coste económico del recorrido

Pila de combustible de hidrógeno PCH

El depósito contiene hidrógeno H, y con el oxígeno del aire la pila de combustible de hidrógeno PCH produce electricidad y sale vapor de agua por el escape:

    • Etiqueta O
    • Adecuado para ciudad y carretera por prestaciones, autonomía y tiempo de repostaje. Es similar a un coche con motor térmico medio
    • Economía de utilización entre el GLP y GNC, mejor que las demás tecnologías excepto la exclusivamente eléctrica
    • Necesita menos mantenimiento, además no hay transmisión y los frenos tienen la ayuda de la retención por el efecto generador del motor eléctrico
    • Tiene batería complementaria de propulsión para situaciones particulares de utilización; inicio de la marcha con muy bajas temperaturas, aceleración a fondo, …
    • Se necesita generar hidrógeno para repostar; de forma particular o general en la ruta
    • Puede contaminar la energía utilizada para producir hidrógeno
    • Pendiente de su desarrollo, no técnico, sino de acuerdos entre los diferentes estamentos implicados

 

Enlaces relacionados

En la sección “Tecnologías limpias”

    • “Anticontaminación de los motores de gasolina, diésel y más 1, 2 y 3” (9.01.2019, 23.01.2019 y 6.02.2019)

En la sección “Nuevas tecnologías”

    • “Desde la EURO 1 a la EURO 6” (31.10.2018)

En esta sección de “Actualidad”

    • “Híbrido paralelo y serie en el mismo automóvil” (12.05.2014)
    • “Tipos de propulsión en el automóvil” (9.07.2014)
    • “Homologación de consumo y emisión de CO2 en uso real” (28.03.1018)
    • “Elementos del automóvil con distintas energías de propulsión” (22.04.2019)
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.