Mantenimiento del automóvil (II)

En el capítulo anterior, “Mantenimiento del automóvil I”, se comentaron estas operaciones de mantenimiento:

    • Aceite del motor
    • Líquido de refrigeración
    • Líquido de frenos
    • Correas exteriores o de accesorios

En este capítulo, Mantenimiento del automóvil II, se explican estos otros:

    • Aceite de servodirección hidráulica
    • Líquido lavacristales
    • Luces exteriores y batería
    • Neumáticos

Control de nivel de aceite de servodirección hidráulica

Esta operación se va a explicar con la imagen base de un Jaguar XJ:

    • Las ruedas y la dirección de cremallera DCR (la más utilizada), con el eje o caña de volante y distribuidor hidráulico DH en la entrada a la caja de dirección DRC
    • Motor de 8 cilindros en V
    • Elementos arrastrados por el motor M mediante la correa exterior de accesorios, entre estos la bomba de aceite de servodirección hidráulica BS
    • Depósito de aceite de servodirección hidráulica DASD
    • Circuito hidráulico:
        • Desde el depósito al distribuidor hidráulico y retorno
        • Desde el distribuir hidráulico a los dos lados de la cremallera
    • Se llena el depósito de aceite de servodirección
    • Se cierra con el tapón y medidor de nivel TNASD
    • Funcionamiento del circuito hidráulico de servodirección
    • Parada del motor
    • Identificación de todos los elementos: Dirección de cremallera DCR, Distribuidor hidráulico DH, Depósito de aceite de servodirección DASD, Tapón y nivel de aceite de servodirección TNASD y Bomba de aceite de servodirección BS
    • Control del nivel; se ha representado un tapón con dos niveles que pueden indicar el máximo y mínimo en caliente o frío según las especificaciones del automóvil
    • Si se dispone de control electrónico de servodirección complementario; asistencia variable con la velocidad o dirección activa, hay habitualmente un testigo en el cuadro para controlar el funcionamiento
    • Con dirección asistida electrohidráulica la bomba de presión de aceite es eléctrica, independiente del arrastre del motor, y con un testigo de información, el control de nivel de aceite se hace como se ha explicado.

El cambio de aceite de la servodirección hidráulica es una operación de mantenimiento indicada por el fabricante del automóvil, se han de seguir sus indicaciones en tiempo y características del aceite que suele ser el mismo de la caja de cambios automática con convertidor. La operación de cambio de la correa exterior o de accesorios, que mueve la bomba hidráulica de servodirección, está también en las especificaciones de mantenimiento.

La falta de aceite de servodirección hidráulica endurecerá en exceso el giro del volante y puede afectar a los elementos implicados por falta de lubricación.

Control de nivel del líquido lavacristales

Para el lavado de los cristales se dispone de un sistema específico que inyecta el líquido sobre el parabrisas, y según modelos también en la luna trasera y los faros delanteros. En la animación siguiente se explica este sistema sobre un Seat Ibiza:

    • Volante de dirección
    • Depósito de líquido lavacristales
    • Bomba eléctrica de impulsión
    • Circuito de alimentación
    • Inyectores de lavado del parabrisas
    • Llenado del depósito con líquido lavaparabrisas
    • Cierre del depósito con su tapón
    • Lluvia y suciedad sobre el parabrisas
    • Funcionamiento de los sistemas de limpia y lava parabrisas con su mando
    • Identificación de los componentes; en el circuito de alimentación a los inyectores de lavado hay unas válvulas anti retorno para mantener lleno el circuito y lograr instantánea respuesta de actuación
    • Se puede contar con un testigo de nivel mínimo en el cuadro

Las características del líquido de lavacristales del automóvil han de cumplir estos requisitos; proteger las gomas de las escobillas y componentes del circuito, evitar depósitos que obstruyan o bloqueen las válvulas anti retorno, contener detergentes de limpieza específicos y anticongelante. La base es agua desmineralizada con aditivos.

Se debe mantener el depósito con líquido lavacristales para disponer de visibilidad y evitar daños en las gomas y cristales en todas las condiciones de uso.

Control de las luces exteriores y de la batería

Que se vean bien las luces exteriores  del automóvil en todas las condiciones de uso es uno de los pilares de la seguridad activa primaria. Con la imagen en planta de un Cadillac descapotable se van a comentar los elementos implicados:

    • Batería y circuito eléctrico con las luces exteriores
      • Posición, cruce y carretera con su mando de accionamiento. Además del funcionamiento los faros de ciudad (“cortas”) y carretera (“largas”) han de estar bien regulados para ver y no molestar
      • Freno, accionadas al pisar su pedal
      • Intermitentes, mediante su palanca en los dos sentidos y los testigos en el cuadro
      • Emergencia con su botón de mando y testigo
      • Marcha atrás, accionada/s desde la palanca de cambios
      • Antinieblas delanteros y trasero/s, con sus respectivos mandos y testigos en el cuadro
      • Testigo de información de bombilla fundida (según  modelo)
      • Testigo de batería; fallo o falta de carga por el alternador o correa exterior de accesorios rota

El testigo de información de bombilla fundida puede ser genérico o identificar la que no funciona.

Otro control de la batería es comprobar el estado de los bornes, que han de estar limpios, sin depósitos, suciedad o humedad. Hay baterías que requieren controlar y reponer el nivel del electrolito (agua desmineralizada) y otras sin mantenimiento durante el periodo previsto de su vida útil.

Control de los neumáticos

El contacto entre los neumáticos y el piso es el principal responsable de la seguridad activa primaria dinámica del automóvil. Con un Opel Astra se van a comentar los mantenimientos y controles de los neumáticos:

    • Presión; se ha de comprobar con los neumáticos fríos (no más de 3 a 5 km recorridos). Se han de adaptar a la carga y velocidad según las indicaciones de la marca del automóvil para contar con la estabilidad original prevista
    • Control del estado de los neumáticos:
      • Banda de rodamiento; estado de la superficie sin grietas, falta de goma,…
      • Dibujo; estado y profundidad. Por legislación ha de tener al menos 1,6 mm, pero ya con menos de 3 empeora hasta un 50% el comportamiento en piso mojado. Hay ocho indicadores o testigos de desgaste del dibujo en la banda de rodamiento de 1,6 mm, se localizan por las indicaciones TWI, flecha u otra señalización en la zona de los hombros, donde termina la banda de rodamiento y comienzan los flancos
      • Flancos; no han de tener grietas, abombamientos u otras indicaciones de anomalías interiores
      • Rueda de repuesto; si el automóvil la equipa se ha de controlar su estado y presión periódicamente
      • Se puede contar con testigo de información de rueda pinchada en el cuadro

Los neumáticos tienen una cantidad de humedad, que va desapareciendo con el tiempo, aunque no se utilice el automóvil, lo que implica que han de ser sustituidos incluso con buena profundidad del dibujo. El tiempo para esta degradación es variable por lo que ha de ser verificado por un especialista. Como información, en el neumático se indica la semana y año de fabricación y se estima que es a partir del 5º o 6º año cuando se manifiesta la cristalización de la goma del neumático.

Si el desgaste de un neumático no es uniforme en su banda de rodamiento, lo más probable es que sea debido a una causa externa; defecto de reglaje de la geometría de suspensión o dirección, estado de los amortiguadores, desequilibrio de frenos,…..

Si se detecta vibración en el volante circulando en carretera, la causa más frecuente es que alguna rueda está desequilibrada. Se ha de corregir para evitar daños a elementos de suspensión, dirección, transmisión o frenos entre otros.

El estado de los neumáticos es determinante para la eficacia del ABS y sus derivados.

Resumen de los controles accesibles para el conductor

En la imagen siguiente se resumen los controles de mantenimiento que puede hacer el conductor del automóvil que se han visto en los dos capítulos de “Mantenimiento del automóvil I y II”:

    • Nivel de aceite del motor
    • Nivel del líquido de refrigeración
    • Nivel del líquido de frenos
    • Nivel del líquido de embrague con accionamiento hidráulico
    • Estado de la/s correa/s exterior/es de accesorios
    • Nivel de aceite de servodirección hidráulica o electrohidráulica
    • Nivel del líquido lavacristales
    • Funcionamiento de las luces exteriores
    • Estado de los bornes de la batería
    • Estado y presión de los neumáticos

Para localizar la ubicación, método e informaciones adicionales para realizar estos controles de mantenimiento consultar el manual de uso y entretenimiento facilitado por la marca del automóvil.

 

Nivel de aceite de servodirección:

 

Nivel del líquido lavacristales:

 

Luces exteriores:

 

Bornes de la batería:

 

Neumáticos:

 

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.