Refrigeración del aceite del motor

El aceite del motor es fundamental para su funcionamiento, reducción de desgastes y duración. Además de reducir rozamientos y desgastes entre los diferentes componentes del motor, el aceite llega a zonas muy calientes enfriándolas además de engrasarlas. Para ejercer su capacidad lubricante el aceite ha de llegar a 90º, por lo que es importante no exigir al motor en fase de calentamiento. La capacidad refrigerante del aceite depende de que se mantenga a temperaturas no demasiado altas. Con exceso de temperatura el aceite, además de no poder enfriar elementos vitales del motor, se oxida reduciendo sus capacidades lubricantes y degradándose… Continúa leyendo

Control electrónico de la temperatura del motor

El sistema más habitual de refrigerar el motor térmico (gasolina o diésel) es por agua, bueno en realidad es un líquido especifico de refrigeración con base de agua desmineralizada y aditivos específicos, entre estos anticongelante. El calor proviene de las explosiones o combustiones en el interior del motor y ha de ser evacuado para que no funda los elementos metálicos y dañe a los de otros materiales. Sin embrago el calor es energía por lo que lo ideal es mantener el motor en un margen muy ajustado de temperatura para protegerle y lograr el mejor rendimiento termodinámico. Sistema de refrigeración… Continúa leyendo