Freno de estacionamiento eléctrico y automático

Desde sus inicios el automóvil contaba con sistemas de freno; de servicio para reducir la velocidad y detener el vehículo en marcha y de estacionamiento para mantener el automóvil parado cuando está aparcado. Este freno se conoce también como freno de aparcamiento y se identifica con la letra “P” de “Parking”. Del freno de estacionamiento directamente sobre las ruedas, como muchos carruajes, se pasó a incluirlo en algún elemento de la  transmisión del movimiento desde el motor a las ruedas. Con el paso del tiempo la solución más habitual es que el freno de estacionamiento se aplique en los mismos… Continúa leyendo

El servofreno

Los frenos del automóvil funcionan al hacer presión elementos estáticos con otros que giran con las ruedas por el efecto de pisar el pedal de freno. En los inicios del automóvil los elementos que giraban con las ruedas eran tambores y los estáticos zapatas. Este sistema no requería demasiada fuerza sobre el pedal de freno para detener el automóvil, pero no es adecuado para actuaciones repetidas o bajadas prolongadas, pues se calentaba y perdía eficacia sensiblemente. Hace tiempo los tambores y zapatas ha sido sustituidos (se conservan en algunos modelos de pocas prestaciones para las rueda traseras) por discos y… Continúa leyendo

Elementos del automóvil

El automóvil desde sus comienzos, una vez demostrada su viabilidad, ha supuesto un cambio radical para todo y todos. Con las particularidades de que su inmensa difusión ha venido acompañada de “efectos colaterales”; dificultad para aparcar, especialmente en núcleos urbanos, y sobre todo el exceso de contaminación. Espacio no hay más, así que habrá que buscar soluciones en varias áreas para que el automóvil siga siendo útil, una opción entre otras es restringir de alguna forma su uso en zonas céntricas urbanas e investigar en la disminución de contaminación al circular, hasta lograr energías de nula contaminación. En este bloque… Continúa leyendo