Geometría de la dirección

La estabilidad en el automóvil, entendida como la capacidad de seguir la trayectoria indicada por el volante en todas las circunstancias en las que la adherencia entre neumático y suelo no se supera, depende de diversos factores. Uno trascendental es la geometría de los elementos que componen la suspensión y dirección. Circulando en recta, el automóvil ha de mantener la trayectoria, para lo que las ruedas deben tener tendencias que lo propicien. En curvas, la velocidad y trayectoria es distinta para cada una de las ruedas, tanto delanteras como traseras. El diferencial del eje motriz se encarga de repartir la … Continúa leyendo