ASI FUNCIONA EL AUTOMOVIL (I) – 1.4.2 Seguridad

Vemos en este módulo los detalles de la seguridad activa primaria que colaboran con el conductor para evitar el accidente.

Actuaciones de la seguridad activa primaria

Todo lo que afecta a la conducción relacionada con el control del automóvil, atención del conductor y cualquier detalle o aspecto que ayude a evitar un posible accidente forma parte de la seguridad activa primaria. Vamos a ver cuatro actuaciones directamente implicadas.

Dinámica

La dinámica del automóvil es su movimiento, y la capacidad de mantenerlo en su trayectoria  bajo el control del conductor es el objetivo de la seguridad activa primaria. Los protagonistas de la dinámica del automóvil son estos, como nos refleja la animación con la silueta de un BMW 1.500:

    • Neumáticos; de su adherencia con el suelo devienen todos los demás resultados. La profundidad del dibujo, la presión y el estado de sus diferentes zonas internas y externas determinan la calidad del contacto neumático – suelo y la respuesta a las maniobras de emergencia.
    • Suspensión; el objetivo de mantener en permanente contacto las ruedas con el suelo lo desarrolla la suspensión con estos elementos; 1 móviles, que realizan la unión entre la rueda y la carrocería (brazos generalmente), 2 los elementos elásticos que absorben los desplazamiento verticales de las ruedas (muelles en la imagen) y 3 los amortiguadores para controlar las oscilaciones y reducirlas haciendo trabajar los elementos elásticos. De estos elementos, los “fusibles” de la suspensión son los amortiguadores y son los responsables del equilibrio dinámico al acelerar, frenar, en curvas y baches. La función de los amortiguadores está estrechamente relacionada con los neumáticos.
    • Dirección; desde el volante las ruedas delanteras han de girar para seguir la trayectoria indicada, con ágil y precisa respuesta en maniobras de corrección o evasivas. Ha de tener el tacto y la dureza adecuados. La eficacia de la respuesta de la dirección es afectada por los neumáticos y los amortiguadores.

 

    • Frenos; mediante la fricción de elementos estáticos (pastillas o zapatas) con otros que giran con las ruedas (discos o tambores), se reduce la velocidad del automóvil incluso en situaciones de emergencia por la acción sobre el pedal de frenos. La calidad de la frenada depende del estado y calidad de sus componentes, además de su íntima relación con los neumáticos y amortiguadores.

Ergonomía

El conductor desde su asiento y posición ha de controlar el automóvil y estar en condiciones de actuar en situación imprevistas que requieren acciones rápidas para evitar posibles accidentes. La calidad de la posición y postura del conductor depende de diversos factores, muchos de estos se pueden adaptar o ajustar y otros forman parte del diseño del automóvil. A continuación se representan en una propuesta del orden de actuación, los reglajes más habituales sobre la silueta de un Dacia Logan.

    • Altura de banqueta; si se dispone de esta posibilidad es un buen punto de partida para tener una buena visibilidad y acceso a los diferentes mandos del automóvil.
    • Distancia a los pedales y volante; con el reglaje longitudinal. Se ha de poder pisar el pedal de embrague y mantenerlo sin forzar la pierna.
    • Inclinación del respaldo; permite compensar los reglajes anteriores a la vez que la postura es adecuada para la columna vertebral. Las manos han de apoyar sobre el aro del volante con los codos ligeramente flexionados.
    • Profundidad e inclinación del volante; con estos ajustes se va mejorando la posición lograda con los anteriores reglajes.
    • Altura e inclinación del apoyacabezas; su posición ha de evitar el latigazo cervical en colisiones por detrás. La parte superior del apoyacabezas ha de estar a la altura de los ojos, no por debajo. Es frecuente disponer de apoyacabezas activo y precisa de un buen ajuste para lograr su eficacia.
    • Altura del cinturón de seguridad; si se cuenta con este sistema se ha de posicionar de forma que el cinturón no moleste en el cuello, ha de seguir el hombro hacia atrás.
    • Ajuste de la visibilidad por los retrovisores; una vez lograda la posición ideal para este automóvil actuando las veces que sean precisas sobre los reglajes disponibles, se colocan los retrovisores interior y exteriores para contar con la mayor distancia y ángulo de visión que cada uno pueda ofrecer.

 

Confort

El confort de conducción es afectado por muchos aspectos que el conductor ha de localizar, analizar y encontrar la mejor solución. Proponemos dos actuaciones directamente relacionadas con el confort enfocadas a la seguridad activa primaria en la animación con la silueta de un Citroën C5:

    • Suspensión; ya la hemos comentado por su relación con la estabilidad en la dinámica del automóvil. Hay otra vertiente de la suspensión y es su capacidad de absorción para ofrecer comodidad. La dificultad estriba en que los dos enfoques de la suspensión son opuestos, pues si se busca estabilidad se compromete el confort y a la inversa. Hay diferentes tecnologías que tratan de aportar soluciones al compromiso confort – estabilidad, las más utilizadas se basan en amortiguación de dureza variable con soluciones de distinta complejidad técnica y que se explicaran en el nivel 3.
    • Climatización; con la integración del aire acondicionado para el control térmico del habitáculo del automóvil se han logrado unas posibilidades de confort con mucha implicación en la seguridad activa primaria. El excesivo calor, también el frío, afectan a las reacciones y capacidad de mantener la atención del conductor. Al poder ajustar la temperatura del interior del automóvil a los valores ideales, en el entorno de 21º C, se ha dado un gran paso que influye en todas las condiciones de uso, más en viajes de media distancia y con temperaturas ambientales por encima o por debajo de los 21º. Es frecuente disponer de sistemas que mantienen automáticamente la temperatura seleccionada aunque cambie la exterior, es la climatización (automática). Según los diferentes sistemas de climatización se puede lograr que mantengan ciertas diferencias entre las zonas alta, media y baja del habitáculo, con temperatura algo menor en la cabeza para mantenerla más despajada Además se incorpora un mando específico para el desempañado que coordina la climatización para recuperar la visibilidad en unos segundos.

 

Visibilidad

La mayor parte de información que recibe el conductor es por los ojos. Lo que ve le permite ir adecuando la conducción a lo que sucede, con lo que oye complementa las informaciones.  La animación con la silueta de un Seat Ibiza nos aporta detalles sobre la visibilidad en sus dos vertientes, ver y ser vistos:

    • Ver; con los ajustes del puesto del conductor se dispone de la mejor visibilidad posible para esa persona y automóvil. Se ha de mantener esta visibilidad en todas las condiciones, de día y de noche incluso con lluvia y la suciedad que pueda llegar al parabrisas. Para tener las ayudas eficientes en todas las circunstancias se ha de contar con estos elementos; estado de los faros, su ajuste en altura y dirección, funcionamiento y eficacia de las escobillas (parabrisas y luna trasera), calidad del líquido lavacristales, dirección de los inyectores del líquido y rápida actuación de la luna térmica como los principales afectados. El sistema de auto conexión de los limpiaparabrisas y su ajuste de velocidad puede ser una ayuda para determinados conductores.
    • Ser vistos; el automóvil que conducimos ha de ser visible para los demás conductores y peatones. Poner las luces, según la legislación en cada caso, y en cuanto se reduzca algo la luz del día es vital para anticipar la posición y movimiento de nuestro automóvil. Hay que tener en cuenta que no todas las personas ven igual, por lo que hay que encender las luces contando con esto. Igualmente en lo referente al uso de los intermitentes para anticipar las maniobras que se van a hacer. El sistema de encendido automático de faros, si cuenta con rápida actuación, es una buen aportación para hacernos ver.

 

En esta animación se resume lo que se ha explicado en este módulo:

    • Dinámica, mantener el control del automóvil en movimiento;
      • Neumáticos; calidad del contacto rueda – suelo.
      • Suspensión; en su vertiente de control de las oscilaciones.
      • Dirección; rapidez de respuesta y tacto.
      • Frenos; para poder detener el automóvil en la menor distancia y tiempo posible en frenadas de emergencia.
      • ABS y sus derivados; el ABS y sus derivados complementan a los neumáticos, suspensión, dirección y frenos para lograr el mejor comportamiento dinámico del automóvil, su capacidad de respuesta depende del estado de estos componentes.
    • Ergonomía (lo vemos en la silueta de un Skoda Octavia); el conductor ha de lograr la mejor posición de conducción posible en el automóvil que dirige, mediante el reglaje de los diferentes ajustes. Los mandos necesarios para la conducción y actuaciones de emergencia han de estar a mano y localizados.
    • Confort (es la silueta de un Renault Twingo); ir conduciendo cómodo reduce la fatiga y mantiene los reflejos. Hay muchos factores influyentes, entre estos desatacan la suspensión, en su enfoque de “colchón” entre el automóvil y el piso y la climatización para mantener la temperatura del habitáculo en sus valores idóneos entre confort y atención.
    • Visibilidad (sobre la silueta de un Mercedes G); tenemos que ver lo que pasa en el exterior del automóvil y hacer que nos vean. La transparencia de los cristales, el estado de los componentes de limpieza, funcionamiento y uso de todas las luces exteriores en cada situación,…
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 13 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.