ASI FUNCIONA EL AUTOMOVIL (I) – 1.2.1. Implantaciones técnicas

En este capítulo se explican las posibles opciones de ruedas motrices y la posición en el automóvil del motor, embrague y caja de cambios.

Ruedas motrices; propulsión, tracción y transmisión integral

Desde el motor, el embrague y la caja de cambios la fuerza generada y debidamente multiplicada ha de llegar a las ruedas, que serán las que hagan desplazarse al automóvil, y por ello se denominan ruedas motrices.

Pueden ser ruedas motrices:

    • Las traseras; propulsión o tracción trasera.
    • Las delanteras; tracción o tracción delantera.
    • Las cuatro ruedas; transmisión integral, tracción integral o 4×4

En las animaciones se representan estas tres opciones, primero con dibujos y en la siguiente con siluetas de automóviles reales.

Las siluetas de los modelos reales de las imágenes son; para propulsión un BMW 507, tracción un Renault 9 y 4×4 un Jeep Willys.

Cuanto más peso soporten las ruedas motrices mejor será su capacidad de avanzar sobre el piso al iniciar la marcha, es lo que se denomina motricidad.

En curvas, ya veremos en el curso, que a este factor se une el reparto de pesos entre ejes y otros más con diferentes resultados dinámicos.

 

 

Posiciones del motor, embrague y caja de cambios

Hay muchas posiciones distintas para el motor, embrague y caja de cambios en el automóvil, lo que unido a las opciones de ruedas motrices llevan a gran cantidad de posibilidades que vamos a ir viendo en el curso.

La implantación técnica más generalizada una vez consolidado el automóvil como unidad de transporte, es la que vemos en primer lugar.

Motor delantero longitudinal y propulsión

Como se ve en la animación el eje longitudinal del motor es paralelo al del automóvil y está situado en la parte delantera. A continuación viene el embrague seguido de la caja de cambios. Desde esta sale el árbol de transmisión hasta el diferencial situado en el eje trasero, es decir es un automóvil de propulsión o con tracción trasera. El conjunto motor, embrague y caja de cambios es frecuente agruparlo bajo la denominación de grupo motopropulsor.

Se ve esta implantación sobre la silueta de un Ford Granada.

 

Estas son las particularidades de esta implantación técnica;

    • Un eje es motriz, el trasero, y otro directriz, el delantero
    • Sobre las ruedas delanteras hay más peso que sobre las traseras, esta situación va cambiando según se ocupan las plazas traseras
    • El menor peso detrás con poca ocupación reduce la motricidad en piso deslizante.
    • El túnel en el habitáculo para el paso del árbol de transmisión resta espacio, más a los pasajeros traseros si son tres.
    • Es la disposición actualmente más utilizada en automóviles de alta gama.

Motor longitudinal central y propulsión

El motor está entre los dos ejes seguido del embrague y caja de cambios. En el interior de la caja de cambios está el diferencial, por lo que no hay árbol de transmisión. Esta disposición se denomina motor central longitudinal aunque está más cerca del eje trasero, por lo que se puede puntualizar como motor longitudinal central trasero y propulsión.

Está representada esta implantación con la silueta de un Porsche 914.

Los detalles de esta implantación son los siguientes:

    • El eje trasero es motriz y el delantero directriz.
    • Hay más peso sobre las ruedas traseras motorices que sobre las delanteras, por lo que la capacidad motriz es buena y se incrementa al acelerar.
    • La habitabilidad queda habitualmente reducida a dos plazas, lo que encaja por el enfoque prestacional de esta implantación.
    • Ruido de motor en el habitáculo por su proximidad.
    • Es la implantación ideal para un buen reparto de pesos y adecuada para automóviles deportivos, en los que la habitabilidad y el ruido no son factores prioritarios.

 

Motor longitudinal trasero por detrás del eje y propulsión

Esta implantación consiste en girar 180º sobre el eje trasero la anterior disposición. El motor longitudinal trasero está por detrás del eje y está acoplado al embrague y la caja de cambios. Esta contiene el diferencial y son motrices las ruedas traseras.

La silueta que se ve con esta disposición es de un Volkswagen 412.

Las peculiaridades de esta disposición son estas:

    • Un eje es motriz y el otro directriz.
    • Hay mucho más peso sobre las ruedas motrices traseras que sobre las delanteras, con excelente capacidad motriz para iniciar la marcha y avanzar en recta.
    • El piso del habitáculo puede ser plano al no haber túnel de transmisión, mejorando la habitabilidad especialmente en las plazas traseras.
    • Esta implantación ha sido muy utilizada en automóviles, sobre todo pequeños y económicos, con excepciones muy opuestas ya que se ha aplicado en algunos coches de gama media, alta y deportivos de primera línea, de hecho Porsche aún la utiliza.

 

En las cuatro imágenes siguientes se resume lo que se ha explicado en este módulo.

Ruedas motrices sobre la silueta de un Toyota Land Cruiser con motor longitudinal delantero:

    • Ruedas traseras motrices; propulsión o tracción trasera.
    • Ruedas delanteras motrices; tracción o tracción delantera.
    • Cuatro ruedas motrices; transmisión o tracción integral o 4×4.

Implantaciones técnicas:

    • Motor delantero longitudinal y propulsión (tracción trasera), sobre la silueta de un Triumph TR3.
    • Motor central longitudinal y propulsión (tracción trasera), en la silueta de un BMW M1.
    • Motor trasero longitudinal por detrás del eje y propulsión (tracción trasera), se puede denominar esta posición del motor por detrás del eje como “colgado”. Se representa sobre la silueta de un Fiat/Seat 600.
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 − 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.