Seguridad pasiva secundaria en colisión lateral

Si con la seguridad activa o primaria no se ha podido evitar el accidente y este se produce, entra en acción la seguridad pasiva secundaria para reducir en lo posible las lesiones de los ocupantes.

Las protecciones para colisión frontal y trasera cuentan con zonas deformables en la estructura de carrocería relativamente grandes, lo que les permite reducir bastante la energía del golpe que llega al habitáculo rígido. Pero en caso de colisión lateral no se dispone prácticamente de espacio entre la zona exterior del impacto y el cuerpo de los ocupantes de ese lado.

Veamos primero los elementos que van a intervenir en colisiones laterales, para después explicar su actuación.

Elementos colisión lateral, en vista frontal y en planta

La estructura del habitáculo es rígida para reducir posibles deformaciones (color rojo). Los asientos van sujetos a travesaños que apoyan en los laterales inferiores externos de la estructura del habitáculo y en el centro. Estos travesaños son rígidos (color rojo) pero con zonas deformables en el centro que van a actuar como “fusibles” (color azul). En las imágenes se ven estos travesaños bajo los asientos delanteros y traseros, con sus zonas rojas rígidas en los anclajes a los lados de la estructura exterior del habitáculo,  y las zonas azules deformables en el centro.

caratula_imagen_a54-1

En las puertas, o en los respaldos de los asientos, se incluyen los airbag laterales, uno por cada plaza delantera y también pueden incorporarse en las traseras. Otros airbag están ubicados en la parte superior lateral del techo a ambos lados, son los airbag de cabeza, techo o cortina, pues suelen ser largos para cubrir la parte lateral superior de cada lado del habitáculo.

En la estructura del automóvil representado en planta se ven, además de la zona rígida del habitáculo (rojo) y los travesaños bajo los asientos con sus partes rígidas (rojo) y deformables (azul), las zonas deformables delantera y trasera (azul) y se ven dos uniones diagonales en el techo en forma de X representando la estructura de reparto de tensiones, que va a tener gran influencia en colisiones laterales fuertes.

caratula_imagen_a54-2

Elementos colisión lateral, en vista frontal actuando

Se aprecia como la colisión lateral con otro automóvil empuja la estructura de ese lado del habitáculo, la fuerza hace que se deforme la zona fusible del travesaño bajo el asiento que junto con su ocupante se desplaza hacia en interior del automóvil, separándole de la zona de impacto.

Para aumentar la protección intervienen los airbag; el airbag lateral protege el lado exterior del ocupante y el airbag de techo la cabeza. Este último suele ser largo protegiendo las dos plazas de ese lado, mientras que el lateral es individual.

caratula_imagen_a54-3

Elementos colisión lateral, vistos en planta actuando

Además de lo que se ha explicado con la imagen de colisión lateral en vista frontal se aprecia en esta vista en planta que hay cuatro airbag laterales, uno para el conductor, otro para el pasajero delantero y dos más para las plazas traseras; están inflados los de las dos plazas del lado de la colisión. Se aprecia también como el airbag de cabeza protege a los dos ocupantes de ese lado.

En esta imagen en planta se ha representado la colisión lateral más  peligrosa, contra un poste o farola; pues se aplica toda la fuerza del impacto en una zona pequeña de la estructura de la carrocería. En esta situación, además de entrar en acción los sistemas que ya se han explicado, interviene la estructura de reparto de tensiones; consiste en un entramado de uniones de la estructura, representado por las dos vigas en forma de X que cruzan el techo, y hace que la fuerza de la colisión se transmita por diferentes direcciones para que intervengan zonas de la carrocería muy alejadas del impacto y que colaboran en la disipación de la energía.

Se observa en esta imagen en planta como la parte opuesta de la estructura del habitáculo está deformada, incluso se han alterado las zonas deformables delantera y trasera durante el reparto de tensiones. Cuando una colisión de este tipo es fuerte se produce una deformación del automóvil que le dobla, en el argot de los especialistas en la reparación de colisiones se llama a esta deformación “plátano” pues recuerda a su forma el estado en el que queda el automóvil.

Es importante que se puedan abrir las puertas no afectadas directamente por la colisión para poder salir rápidamente del automóvil accidentado, y facilitar la evacuación por especialistas y sanitarios en caso de no poder salir por los propios medios.

La parte relacionada con la salida del automóvil, la evacuación y la asistencia, se integra en la seguridad pasiva terciaria.

caratula_imagen_a54-4

El airbag lateral puede estar colocado en la puerta o en el respaldo del asiento y es, como se ha explicado individual. El airbag de techo, cortina o de cabeza actualmente suele ser largo para proteger las cabezas de los ocupantes de ese lado, puede inflarse desde el centro del lado del techo o de uno de los extremos. En los automóviles descapotables el airbag de cabeza está en la parte superior de cada puerta. El airbag de cabeza tarda más tiempo en desinflarse para proteger en caso de vuelco.

Aunque la actuación de los airbag laterales y de cabeza en principio se produce cuando la colisión es lateral, también pueden entrar en acción en otras colisiones donde se produzcan rotaciones del automóvil que puedan provocar lesiones.

 

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + seis =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.