Inmovilizador antiarranque

Desde la implantación del catalizador en el motor de gasolina la inyección es electrónica, con un calculador para controlar a los inyectores y el sistema de encendido. Pocos años después se generalizó el control electrónico en la bomba de inyección de los motores diésel, en este caso el calculador es de inyección. En ambos motores de gasolina y diésel la tecnología ha evolucionado con controles electrónicos más precisos para conjugar reducción de contaminación y consumo de combustible sin merma de prestaciones.

La apertura y cierre de puertas se hace también por control electrónico, ha habido sistemas con accionamiento neumático de transición, y se ha generalizado el mando a distancia para abrir y cerrar las puertas, primero con  actuación por infrarrojos y después con radiofrecuencia, más eficientes y seguros ante intentos de escanear la frecuencia.

Los sistemas antirrobo, que no se ven en este artículo, detectan intentos de acceso al automóvil mal intencionados haciendo sonar una alarma, incluso pueden bloquear el arranque del motor.

Con la disposición de los controles electrónicos mencionados se incluyó en el automóvil el sistema inmovilizador antiarranque; que consiste en incluir un código cifrado que el calculador electrónico de inyección ha de recibir para autorizar la puesta en marcha del motor. A continuación se van a presentar tres sistemas de inmovilizador antiarranque como modelo didáctico de los existentes.

Inmovilizador antiarranque conjunto con accionamiento de puertas

Lo vemos sobre un automóvil con motor delantero transversal y 4×4.

caratula_imagen_a53-1

1. Mando de puertas con código de arranque (se representa con llave pero lo más frecuente es que sea un mando); al pulsar emite la señal codificada → 2. Transmisión del código; por infrarrojos o actualmente mediante radiofrecuencias pues son bastante más eficientes y varían con cada pulsación según un protocolo lo que impide que sean escaneadas → 3. Receptor de la señal de mando; identifica que la señal recibida es correcta → 4. Abre las puertas → 5. Envía la Información → 6. Calculador de I + E → 7. Con código antiarranque (correcto) → 8. Señal de arranque → 9. Motor en marcha.

Si el mando de puertas no funciona o no tiene pilas o su batería está descargada, se ha de abrir con la llave y el motor no arrancará. Hay un código para introducir según unas pautas indicadas en el Manual de Uso que permiten la puesta en marcha del motor.

Inmovilizador antiarranque con transpondedor

Este automóvil tiene motor delantero transversal y tracción (delantera). Para evitar que el fallo del sistema de accionamiento a distancia de las puertas afecte al arranque del motor se han separado los dos sistemas, que no obstante funcionan aparentemente de forma conjunta.

caratula_imagen_a53-2

1. Mando de puertas (con llave en la imagen) con → 2. Código de puertas y → 3. Código transpondedor de arranque CTA (grabado y sin consumo eléctrico) → 4. Transmisión de códigos → 5. Puertas → 6. Arranque → 7. Receptor de las señales de mando → 8. Apertura de puertas y → 9. Información I + E → 10. Calculador electrónico I + E → 11. Con código de arranque (correcto) → 12. Señal de arranque → 13. Motor en marcha.

Si el automóvil es “manos libres” (no hace falta utilizar el mando o llave) el funcionamiento es similar al explicado; al accionar el conductor el sistema de detección según el automóvil, botón o táctil en el exterior del automóvil, un emisor lanza desde el interior del coche señales de búsqueda para leer los códigos del mando que lleva el conductor y comienza el ciclo desde el punto 4 de la explicación anterior.

Al entrar en el automóvil se pulsa el botón de arranque (o el sistema previsto sin utilizar la llave o mando) y se pone en marcha el motor al tener el calculador el código de I + E.

Se ha identificado en la imagen de este sistema el “Clausor o botón de arranque con lectura del código CTA”, que sí actúa en el siguiente caso.

Al abrir las puertas y arrancar el motor parece que funcionan conjuntamente el sistema de accionamiento de las puertas y el inmovilizador antiarranque, pero no es así como se verá cuando falla el sistema de apertura.

Inmovilizador antiarranque con transpondedor y fallo de la apertura de las puertas

Es el mismo automóvil del caso anterior.

caratula_imagen_a53-3

1. Apertura con llave, al no funcionar el accionamiento a distancia de puertas o “manos libres”. Está previsto en todos los sistemas → 2. Llave o mando con transpondedor (código CTA) en clausor o entrada; el mando tiene grabado en el transpondedor el código de arranque CTA y se ha posicionar según las instrucciones del Manual de uso → 3. Identificación en el clausor o entrada de arranque con código CTA → 4. Información I + E código CTA; en realidad el paso anterior es la lectura del código y este es para enviar los datos → 5. Calculador de I + E → 6. Código de arranque; se comprueba si la información recibida coincide con la memorizada y si es correcta → 7. Señal de arranque → 8. Motor en marcha.

Con esta última explicación se resaltan las diferencias entre el sistema de accionamiento de puertas, que depende de la transmisión de datos desde el mando a distancia, del funcionamiento del transpondedor para el código de arranque cuyos datos están en el mando sin necesitar consumo eléctrico. El clausor o entrada prevista para fallos de la señal de puertas es un lector del transpondedor cuyos datos son validados por el calculador de I + E (si es un motor de gasolina).

Si este tema te ha interesado, merece la pena que veas en la sección “Evolución de órganos y elementos” el artículo relacionado ”Accionamiento de puertas a distancia” con más información y vídeos.

 

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.