Híbrido paralelo y serie en el mismo automóvil

El automóvil híbrido indica que dispone de más de una fuente de energía para su auto desplazamiento. Se utiliza frecuentemente (2014) para identificar a los automóviles con motor térmico (gasolina, diésel o gas) que además cuentan con propulsión eléctrica. En un futuro, esperamos que próximo, los automóviles de pila de combustible llegaran, y aunque se denominaran así son híbridos por contar con el hidrógeno y la electricidad como fuentes de energía.

En este artículo nos centramos en el automóvil híbrido con dos fuentes de energía, motor térmico, de gasolina en este caso, y electricidad. La razón de este artículo es la aparición en el mercado del automóvil de un vehículo con aportaciones que hasta ahora no existían; consiste en combinar dos formas de circulación con el sistema híbrido paralelo y serie en el mismo coche. Ahora resumiremos estas dos formas de hibridación en el automóvil, pero antes presentamos el automóvil, es el Mitsubishi Outlander PHEV.

El híbrido paralelo, hasta ahora el más utilizado en el automóvil, consiste en que los dos sistemas de propulsión son posibles para mover las ruedas. El motor térmico a través de su caja de cambios (más o menos compleja) puede desplazar el automóvil. También se puede mover con motor/e eléctrico/s. Ambos sistemas de propulsión pueden colaborar para el desplazamiento del automóvil. Durante la marcha en retenciones, descensos y frenadas el motor térmico recarga las baterías de propulsión mediante un generador. Hay diferentes formas de utilizar esta tecnología híbrida paralelo; desde cierta autonomía exclusivamente eléctrica, con inicio de la marcha incluida, a que sea el motor térmico siempre el protagonista y la electricidad le apoye según la carga de las baterías de propulsión. Los híbridos paralelo pueden disponer de cargador mediante conexión a la red doméstica o especializada, se denominan “plug in”.

En el híbrido serie el movimiento es siempre a través del/los motor/es eléctrico/s alimentados por las baterías de propulsión. El motor térmico mueve un generador para producir electricidad y recargar las baterías cuando sea necesario, pero no actúa sobre las ruedas. Se inicia la marcha con el motor térmico parado y se pondrá en marcha en aceleraciones fuertes y/o cuando las baterías necesiten carga. Suelen incluirse mandos para forzar la recarga de las baterías y mantenerla con el motor térmico y así llegar al entorno urbano con la máxima autonomía eléctrica. Los híbridos serie son todos “plug in”.

caratula_imagen_a18

Hasta ahora no había ningún automóvil que combinase las dos tecnología híbridas de propulsión, que es lo que lleva el protagonista de este artículo y pasamos a comentar: el motor térmico es un 4 cilindros en línea transversal de 2 litros con 121 CV (MTG) con su depósito de gasolina (BP).

La transmisión desde del motor térmico es a las ruedas delanteras, de una velocidad (TD) y se conecta con el motor a través de un embrague multidisco en aceite.

El motor de gasolina también mueve un generador eléctrico (GE) para alimentar los dos motores eléctricos, de 82 CV cada uno  delantero (MED) y trasero (MET), además de recargar las baterías de propulsión (BP).

Hay tres modos de funcionamiento; EV Mode, eléctrico con una autonomía de 50 km y el motor de gasolina parado (hasta 120 km/h). Híbrido serie, el motor de gasolina solamente mueve el generador eléctrico, no las ruedas, que alimenta a las baterías de propulsión para accionar los motores eléctricos de propulsión. Híbrido paralelo; con baja carga de baterías el motor de gasolina mueve las ruedas delanteras mediante la transmisión de una velocidad, puede colaborar según las circunstancias el motor eléctrico trasero.

Además tiene dos botones adicionales, “Save” (S); mantiene las baterías cargadas con el motor de gasolina funcionando, sin utilizar la propulsión eléctrica para tener toda la autonomía eléctrica cuando se requiera. El otro botón es “Charge” (C); fuerza la carga de las baterías, incluso con el coche parado lo que le lleva unos 40 minutos al 80%.

Los inversores delantero (ID) y trasero (IT) gestionan la electricidad que reciben los motores de propulsión.

Las posiciones de la palanca de cambios son “R”; marcha atrás. “N”; punto muerto. “D”; marcha hacia adelante seleccionado la energía el sistema según las condiciones de circulación. “B”; posición para utilizar la retención o frenada para recargar las baterías en hasta cinco niveles seleccionables con otro botón específico, es muy útil en descensos.

Se pueden cargar las baterías de propulsión en la red con dos tomas; a 230 voltios en unas 5 horas y con 300 voltios en media hora el 80%.

 

Marcar como favorito enlace permanente.

2 comentarios

  1. Está claro que en modo EV el consumo de gasolina es 0, pero cuál es el consumo medio en los dos sistemas, osea, qué consume en modo paralelo y que consume en modo serie? Cual de los dos sistemas híbridos gasta menos? Si puede ser los consumos reales no los que marca el fabricante. Gracias.

    • Los consumos homologados de los coches híbridos son muy diferentes al uso real, como dices. Consume menos combustible el híbrido serie que más autonomía eléctrica tenga. En principio debe consumir menos el híbrido serie que el paralelo al poder circular en eléctrico en el entorno de 40 km, lo que no puede hacer el paralelo. Hay coches que son híbrido paralelo y serie según las circunstancias de marcha o selección del conductor, de momento los hay en Mitsubishi y pronto en Honda, en Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + 14 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.