Desgastes del embrague

El embrague tiene la función de conectar/desconectar el motor de las ruedas motrices, está situado entre el motor y la caja de cambios. Estos son los principales componentes, partiendo de su ubicación en el automóvil de la imagen 1 con motor delantero longitudinal y propulsión:

    • Volante motor (imagen 1a, azul ); gira con el motor y tiene una superficie de contacto en forma de corona circular. En su periferia está el dentado para el motor de arranque.
    • Disco de embrague (1b); es un disco metálico (negro) al que se acoplan por sus dos superficies unos forros de fricción (gris) mediante remaches (rojo). Uno de los forros de fricción, en la imagen el de la izquierda, contacta con el volante motor. En el interior del disco metálico hay un acoplamiento estriado, en el que engrana un eje (primario) que lleva el movimiento a la caja de cambios, 1d en la imagen (amarillo).
    • Plato de presión (imagen 1c, rosa); es un disco metálico que contacta con el otro forro de fricción del disco de embrague, en la imagen el de la derecha. El disco metálico del plato de presión está conformado por un sistema de ballestas circulares que actúan como muelle, en reposo comprimen a presión el disco de embrague contra el volante motor, está el sistema embragado y la energía del motor sigue hasta la caja de cambios y ruedas por el eje primario 1d (amarillo). El conjunto del plato de presión con las ballestas con efecto muelle se conoce como diafragma.
    • En el centro del diafragma (1c) acopla el cojinete de empuje (verde), que es accionado desde el pedal de embrague y comprime el diafragma separando el disco de embrague del volante motor, está el sistema desembragado.

caratula_imagen_a31-1

El elemento “fusible” del embrague es el disco, en realidad son sus forros de fricción que se van desgastando por el roce con el volante motor y plato de presión. Con el uso se va reduciendo el espesor de los forros de fricción, lo que hace que el punto de acoplamiento del embrague en el pedal suba (es la altura del pedal al levantar el pie, en la que el automóvil comienza a desplazarse). Se recupera mediante un reglaje.

Actualmente lo más habitual es que no haga falta hacer el reglaje, lo va haciendo automáticamente el sistema según se va degastando el disco. Cuando se aprecia que el punto de acoplamiento del pedal de embrague comienza a subir indica que se está llegando al límite de desgaste del disco de embrague y se ha de sustituir para evitar daños adicionales.

Vamos a ver algunos detalles sobre el desgaste del disco de embrague:

    • Los dos forros de fricción van sujetos al disco metálico mediante remaches (rojo); en la imagen 2a se representan antes de acoplarse y en la 2b ya están sujetos al disco.
    • Con el disco de embrague nuevo hay una distancia entre la cabeza de los remaches y la superficie de fricción de los discos, se ve en la imagen 2b.
    • Al irse desgastando los forros de fricción del disco, se van aproximado a la superficie las cabezas de los remaches, se ve en la imagen 3a, y es en esta situación cuando el reglaje automático llega a su límite y el punto de acoplamiento del embrague en el pedal comienza a subir, se ha de cambiar el disco de embrague.
    • Si se continua circulando, la presión del diafragma se reduce al tener más recorrido, lo que hace que no se mantenga con suficiente fuerza el contacto plato de presión – disco de embrague – volante motor, el embrague empieza a patinar (sube el motor de RPM más de lo debido sin que el coche avance a la velocidad correspondiente). Esto supone un desgaste más rápido del los forros de fricción. Si el desgaste de estos llega a la cabeza de los remaches, estas contactarán con el volante motor y plato de presión, dañando ambos elementos.

caratula_imagen_a31-2

Al desgastarse el disco de embrague hay que proceder a su sustitución. Teniendo en cuenta que el coste de la mano de obra es porcentualmente elevado en la operación, se cambia el “kit” de embrague, que se compone de; disco de embrague, plato de presión y cojinete de empuje, pues son los tres elementos de desgaste. En automóviles con volante motor bimasa puede ser necesaria también su sustitución, si te interesa este sistema de embrague puedes ver el artículo del blog que lo explica en este enlace,

http://autastec.com/blog//?s=volante+motor+bimasa

El desgaste natural del embrague es el que se ha explicado, disminución del espesor de los forros de ficción del disco. El kilometraje en que se produce depende sobre todo del conductor, pues es proporcional a lo que patine el disco al iniciar la marcha y en los cambios de relación.

Si se detecta que se producen tirones al iniciar el movimiento, una de las causas es que llegue aceite al disco de embrague desde la caja de cambios o del motor.

También puede haber fallos en el sistema de mando del embrague desde el pedal, que puede ser mediante cable flexible de acero o con accionamiento hidráulico, pero esto será para otra ocasión.

 

Marcar como favorito enlace permanente.

2 comentarios

  1. Interesante artículo, aunque quizás mereciera la pena hacer referencia al desgaste del collarín, acelerado por la extendida costumbre de mantener el embrague pisado en las detenciones prolongadas del vehículo, en atascos y semáforos, o bien quienes conducen con el pie sobre el pedal del embrague permanentemente

    • Hola Jorge. No cabe todo en un artículo, por lo que ante temas complementarios de interés añadimos información; no hay desgaste en el collarín por mantener el embrague pisado, eso pasaba cuando no era un rodamiento sino un elemento de grafito. De hecho las cajas de cambio pilotadas/robotizadas mantienen el o los embragues separados en las paradas. El collarín o cojinete de empuje es un rodamiento y no tiene problema en girar si se mantiene engrasado. Es habitual que el collarín se mantenga en permanente contacto con el diafragma en coches incluso manuales, de forma que está siempre girando y solamente aumenta la presión al desembragar, sin que esta presión suponga un desgaste que le afecte durante la vida del resto de componentes del embrague.
      Muchas gracias por tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.