Climatización global ergonómica

La temperatura en el interior del habitáculo es determinante para el confort, y en consecuencia para reducir el cansancio del conductor lo que mejora sensiblemente la seguridad activa o primaria.

Primero llegó la calefacción, era fácil de implementar ya que el motor genera calor, después el aire acondicionado para “fabricar” frío, lo que supuso incorporar nuevos elementos específicamente para este fin.

Para mantener la temperatura ideal en el habitáculo aunque cambie la exterior o la velocidad de marcha en viajes, sin que tenga que ir adaptándola el conductor, se diseñó la climatización automática, que se amplió con la posibilidad de regular independientemente la zona derecha e izquierda del habitáculo para personalizar el confort.

Actualmente se busca asimilar las sensaciones en el habitáculo a las ambientales con el clima más confortable. Para llegar a esto una breve historia.

Calefacción

Desde los primeros automóviles cerrados, con techo, la entrada de aire exterior ha sido necesaria para reducir la condensación de la respiración evitando el empañado de los cristales y mantener ventilado el habitáculo.

Cuando hace frío el aire que entra afectaría al confort y la seguridad, por lo que se incorporó al automóvil la calefacción; que transporta el calor del motor para que caliente el aire exterior antes de entrar al habitáculo.

Este aire caliente se puede dirigir hacia el parabrisas, para desempañar, hacia los pasajeros delanteros y también hacia los traseros.

El aire entra al habitáculo por conductos en forma de chorro, por la velocidad de la marcha o forzado por una turbina de ventilación, en las salidas de los conductos hay trampillas que permiten cierta direccionabilidad de los chorros de aire.

El aire se va diluyendo por el interior del habitáculo, lo que implica que haya zonas con diferente temperatura. Con este sistema que cuenta solamente con calefacción, si hace calor en el exterior no se puede hacer nada.

caratula_imagen_a76-1

Calefacción CF y aire acondicionado AA

Se incorpora al automóvil el conjunto de elementos que producen frío, es el aire acondicionado, similar a un frigorífico pero se ha de mantener la temperatura de salida del aire al habitáculo a más de 3º para evitar que se congele el agua que contiene el aire.

Mediante el panel de mandos de la climatización el conductor puede seleccionar la temperatura deseada para lograr el confort de marcha y, si el sistema es automático se mantendrá sin tener que ajustarla periódicamente.

Con climatización independiente el conductor y pasajero delantero pueden seleccionar temperaturas diferentes y el sistema las mantendrá, los pasajeros traseros tendrán la temperatura de cada lado delantero, hay también sistemas que permiten la regulación independiente de las plazas traseras.

El desempañado es mucho más eficaz y rápido con aire acondicionado y calefacción, pues el aire llega sin humedad al parabrisas.

Como se ha visto hay muchos beneficios con respecto al automóvil con calefacción exclusivamente, pero se mantiene la salida del aire por chorros con ajustes direccionales en el habitáculo, generando zonas con diferente temperatura en su interior.

caratula_imagen_a76-2

Climatización global ergonómica

Con la evolución de la climatización, entre otros detalles se aumenta el número de salidas de aire al habitáculo para reducir las diferencias térmicas en su interior. El siguiente paso es generar una burbuja uniforme de aire por todo el habitáculo a la temperatura adecuada.

El aire exterior pasa al habitáculo a la temperatura seleccionada por pequeñas y múltiples salidas desde todo su contorno, dando sensación de clima en el interior, sin chorros de aire definidos.

La idea práctica de este sistema es hacer que el aire a la temperatura regulada pase por el interior de los guarnecidos hasta el habitáculo, ya que estos guarnecidos son porosos, de forma que se esparce el aire por todo el interior de forma uniforme y homogénea.

Como complemento se dispone de sensores de humedad ambiental para adaptar la temperatura de salida a este factor, muy influyente en las sensaciones térmicas en la piel.

caratula_imagen_a76-3

Enlaces al blog relacionados

En la sección “Evolución de órganos y elementos”

“Evolución de la climatización” (14.12.2012).

En esta sección de “Actualidad”

“Mal olor del aire acondicionado” (21.04.2014)

“Mantenimiento de la climatización” (1.10.2014)

“Fluido de AA y Mercedes” (27.01.2016)

 

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + 15 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.